334. Lo que estropea tus alas,no es chocar con el cielo...


...sino cargar con todo lo que traes de la tierra...


Poco a poco vamos cargando nuestras alas de responsabilidades, unas a gusto, otras por el mero hecho de crecer, el caso es que cada lastre que vamos colgando de nuestras alas impide alzar el vuelo ligeros; así que deberíamos tener en cuenta esto antes de cargar cosas innecesarias, de crearnos nuestras obligaciones basándonos en las alas de los demás, cada uno debería saber cuánto pueden aguantar las suyas.


Mis alas no son muy grandes, pero en ellas cabe todo lo que me ha importado, me importa y me importará, porque son mías y están diseñadas para mí, para mi vida.


Por eso debo decirme a veces: "Mis alas no pueden con eso, debo dejar que resbale, debo poder seguir volando" en eso estoy, localizando el exceso de equipaje, poniendo a punto mis alas y, quizá, pueda volver a volar...

9 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

Pues ala, a dejarlo caer...

lobo dijo...

Ánimo, déjalo caer y remonta el vuelo.
Un abrazo

Txispas dijo...

esa es la parte más dura... ¿qué tiro de todo lo que llevo?...

lobo dijo...

Todo lo que no sea imprescindible, aunque a veces no es el peso que llevas lo que no te deja volar, sino algo que se ha enganchado y te mantiene "encadenado" al suelo.

Evaasecas dijo...

Definitivamente estamos de síndrome primaveral. Aquí, estornudando te diré que no soy la más adecuada para contestarte a nada, porque yo la que más me echo a la espalda cosas que no debería llevar, pero es que soy tan egoísta que me cuesta desprenderme, aunque sepa que no me deja volar. A veces es que da miedo volar y a veces es que no encuentro razón suficiente para siquiera intentarlo.
Te digo lo de ayer, es la primavera. Un beso fuerte.

Eingel dijo...

espero que a mi no me tires por la borda...

(sabias palabras, aplicatelas)

Besooooos

zanawsina dijo...

Y seguro que volverás a volar muy alto!!!

*** ~~ ALEJANDRA ~~*** dijo...

yo hace tiempo llevaba una mochila a mi espalda .. al principio era pequeña y ligera .. y al igual que tus alas empezó o empecé a cargar peso .. todos felices de verme .. que buena esposa era,,, que buena amiga... que buena madre.. que buena trabajadora ... y yo ¡ala ! venga a cargar peso ... hasta que llego el día que no pude con más peso ... me quité la mochila de la espalda con la esperanza de desacerme del paso ... y me dí cuenta que todo lo que llevaba dentro era de los demas ... no habia nada mio ..y rompí a llorar ... llore durante muchas lagrimas ... necesité que alguien me ayudara a clasificar el equipaje....ahora mi nueva mochila está de nuevo en mi espalda ..ligera..tengo cosas de los demas ... pero casi todo lo que llevo dentro es mio .. y cuando alguien me pide,exige,o reclama espacio ... me paro miro dentro y si no molesta a mis cosas ..a lo mejor lo meto dentro ... si no NO ... primero son mis cosas ... aun bajo el temor de que me llamen egoista.

Camaleona dijo...

Se trata de medir las fuerzas... qué complicado resulta muchas veces...